reloj

relojes web gratis

martes, 15 de octubre de 2013

El enigma de la Pírámide


El enigma de la Pirámide
En la carátula del libro había dibujado un gran hipopótamo, gris y con una enorme boca, así como un hombre matemático con una enorme tunica con lunares y roja  de profesión que dedicaba su jornada a descifrar jerogríficos grandes y chicos para entrar en una pirámide la mas grande de egipto y roja
- !No soy tan gordo y sucio como todos piensan!, le dijo el hipopótamo cuando pasó, por su lado, insistiendo en que los de su especie eran así.
- Jijiji, se reían el resto de animales que se posaban sobre el, como los pájaros negros y muchos mosquitos de colores
El matemático iba con una túnica roja que le hizo su madre con tela y pelo de oso. También el matemático pasó por un poblado llamado Ali Baba con la barba amarilla. Allí había muy poca pobreza ya que todos eran muy ricos, con mucho oro en el cuerpo con el pelo rizado todos . Le enseñaban como coger oro morado grandes o chicos de los ríos, con una piedra plana y alta que le pegaban golpes para que se rompiera y se transformara en plana y así sacar el oro del río el río era el mas grande del mundo y tambien era el ancho
El oro era la clase ya que unas pepitas de oro encajaban en unos bultitos chicos y !Bum!, se abrió la puerta y entonces se encontró una partitura blanca y grande pero no se podía abrir si no hacía antes estos dos jerogríficos:
En el primero salía una cara y una cola y en el segundo una cabra y un león y al final al cabo de una hora, !Bum!, se cayó de la piedra en la que estaba y la cogió y era un baile que consistía en: girar, andar hacia atrás, saltar de nuevo y correr.
Así se espantaban a muchos animales como los cocodrilos y las temibles serpientes que tantas muertes habían causado en el poblado y hasta los camellos se asustaban de ellos:
- !Oh! Lo he conseguido, dijo el matemático feliz y saltando de alegría.
- !Bien hecho!, le contestaron dos comerciantes de camellos que habían acudido cuando le escucharon gritar de alegría.
La tribu entera disfrutó de lo que había logrado y se pusieron a bailar encantados:
- !Bailemos todos amigos que hoy es un gran día!
- Sí, llamemos a los músicos y preparemos una gran comida y muchas bebidas para celebrarlo
- Bailemos, bailemos, dijeron hasta los animales, llamando la atención de todos.
Todos los animales de todos los tamaños, se fueron corriendo al oír tantos gritos y por eso la tribu estaba menos en peligro por los ataques que pudieran hacer.
El pueblo estaba tan feliz como si celebraran un día de Navidad o como si estuvieran en feria. Todos disfrutaban como peces en el agua, tanto que olvidaron trabajar ese día y ya se sabe que a rio revuelto ganancia de pescadores que quiere decir que bailaron mucho y trabajaron poco.
En la Tribu todos querían tener un dragón y por eso el matemático que era el más listo se fue a buscar respuesta y se metió en la pirámide que se había quedado abierta aunque llena de telas de araña y por eso tuvo que limpiar y rascar una pared con un cepillo como si estuviera limpiando la más bella de las joyas que tuviera un rey. Descubrió una puerta brillante e intentó abrirla y lo logró colocando sus manos en unos orificios como si de unas anillas se tratase.
Al abrir la puerta se sintió feliz y recordó las palabras de su padre: un buen trabajo siempre tendrá su recompensa.
Entró y vio un laberinto en el que en su centro había cientos de huevos de ladrones pero había un enano que los protegía y le dijo que tenía que descifrar otro jerogrífico que era buscar el número del infinito.
Lo  pensó durante tanto tiempo que parecía que las horas se habían convertido en días enteros y olvidó beber y comer aunque en realidad pasó deprisa porque pensar era su profesión.
Le dijo que era el número ocho la respuesta porque puesto en posición horizontal es el signo del infinito.
Cogió un huevo y luego pensó en meter uno para cada miembro de la Tribu. Cuando llegó todos se alegraron de verlo y más cuando repartió los huevos que eran de muchos colores, pero el matemático se quedó con el multicolor que era un dragón legendario y desde ese día la tribu se llama "La tribu del dragón".
Después en los años siguientes los huevos nacieron y el matemático fue el dueño de un dragón muy fuerte y había otros de agua, de fuego, de hielo y de todos los tipos.
Hicieron un último combate y ganó el dragón del matemático y ganó la partitura de auyentar a dragones salvajes que eran difíciles de domesticar y causaban muchos daños en el pueblo.

El matemático fue al río pero con el camino se encontró con muchos egipcios con diferentes vestidos. Uno de ellos lo llevaba de color rojo y verde y no le dejó seguir y para ir la río y entonces el hombre se quitó un vestido que tenía y ...!era el enano! y le dijo que de nuevo tenía que resolver jerogríficos:
20 más 33 menos 50 más 26 menos 50 más 46. Tenía que resolverlo en su mente sin utilizar papel ni nada. Al final pudo hacerlo y consiguió llegar al río.
¿Por qué quería ir?, dijo que se lo dijo la Luna:
- Debes ir al río, allí sabrás el por qué, le dijo la Luna una noche mientras contemplaba las estrellas.
y fue y encontró a su padre que había muerto porque lo asesinaron en España y le dijo que podía hacer lo que quisiera si pensaba y así lo hizo, se fue a España con su dragón y allí se hizo rico porque no conocían a ninguna criatura de esa especie.
- Diálogos: 5
- Personificaciones: 4
- Metáforas: 4
- Comparaciones: 3

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada