reloj

relojes web gratis

jueves, 14 de noviembre de 2013

Los cinco fantásticos capítulos cuatro y cinco



LOS CINCO AMIGOS FANTÁSTICOS
 
 
CAPITULO CUARTO

Cuando los cinco amigos fantásticos y contentos por haber probado sus estupendos y extraños poderes llegaron a la entrada de la cueva oscura y pudieron iluminar la cueva con la luz cegadora y brillante que salía de sus cuerpos al juntar sus manos, no pudieron creerse lo que sus ojos asombrados veían:
- Mirad todos, dijo Alba
- Sí que es raro, está lleno de murciélagos que parecen contentos y locos porque no paran de bailar una danza muy complicada y bonita.
Parecía la fiesta de navidad del colegio porque había música alegre y alta por todos lados y todos bailaban contentos y cogidos de la mano formando círculos perfectos y redondos o cuadrados que utilizaban para jugar a las cuatro esquinas.
- Esta es mi familia dijo el murciélago.
- Bienvenidos dijeron todos los murciélagos que había en la oscura y ahora brillante y alegre cueva.
- Gracias por cuidar a nuestro pequeño porque es muy curioso y no piensa que un día le puede atropellar un coche veloz o un gran camión.
Los cinco amigos fantásticos los miraban asombrados y contentos, era mejor que haber acudido a la fiesta de la amiga de Alba porque aunque a ellos les gustaban las fiestas seguro que en la de la amiga de Alba no había criaturas tan raras y felices y bailarinas.
- Gracias a por vosotros por permitirnos estar aquí, dijeron los cinco fantásticos.
-Es la primera vez que vemos a tantos murciélagos tan contentos y felices bailando una música tan bonita y fuerte.
- No sabíamos que los murciélagos supieran bailar.

Eso demuestra que no se puede juzgar a la gente sin conocerla y pensar que los murciélagos son malos sin conocerlos es juzgar sin conocer y eso no está bien.
Los cinco amigos fantásticos decidieron unirse a la extraña danza y aprendieron rápido los pasos del baile feliz que era así como los raros murciélagos lo llamaban:
-!qué bien lo estamos pasando! dijeron los murciélagos.
-sí, es maravilloso, contentaron los cinco amigos fantásticos.
-¿será esto a lo que se refería la mujer pequeña y misteriosa cuando nos dijo que debíamos estar juntos? preguntó Aurora.

De repente se hizo el silencio, como si todo se hubiera convertido en un triste y feo cementerio y nadie habla ni tose ni grita ni nada.
- ¿a quién os referís? preguntó uno de los murciélagos que era grande, gordo y miope porque llevaba unas gafas rojas feas y muy gordas que le tapaban sus pequeños y redondos ojos.

Los cinco amigos quedaron callados porque cuando uno no sabe que contestar es mejor estar callado y así evita decir algo que no debe decir o meter la pata.
Los cinco amigos no sabían que hacer, y menos mal que el pequeño y simpático murciélago al que habían ayudado en la oscura y solitaria carretera les ayudó y le dijo al resto que ellos eran los elegidos que la mujer pequeña les protegía y que eran los cinco fantásticos. Esta vez la ayuda les llegó de donde menos se la esperaban, por eso es mejor llevarse bien con todo el mundo.


ADJETIVOS: los subrayados en negro
DIALOGOS: los subrayados en verde: cinco
PERSONIFICACIONES: las subrayadas en rojo: tres
COMPARACIONES: en color lila: tres
METAFORAS: en color naranja: tres



CAPITULO CINCO:

¿EL FINAL?

Los cinco amigos fantásticos estuvieron un rato grande y feliz en la cueva de los murciélagos pequeños y bailarines, se lo pasaron genial y se despidieron tristes.
- Gracias por habernos dejado estar en la fiesta con vosotros
- Ha sido muy divertida y rara pero hemos estado contentos y divertidos, dijeron los cinco amigos fantásticos.
Les prometieron que volverían pronto y la promesa la tenían que cumplir porque siempre hay que cumplir las promesas porque si no se cumplen una persona es mentirosa y entonces nadie le cree y el día que quiera que le crean nadie lo hará.
En el camino largo y otra vez peligroso lleno de las piedras puntiagudas y resbaladizas, no hablaron mucho porque aún estaban pensando en lo extraña que era la noche y en lo divertido que había sido todo.
- !Eh! ¿ya os marcháis del bosque?, preguntó el búho que era muy curioso y se había asomado desde su alto árbol para ver a los amigos fantásticos regresar por el camino peligroso.
Los cinco amigos fantásticos se miraron sorprendidos como si hubieran visto a un enorme oso gris o a una serpiente con cinco grandes y venenosas cabezas.
- Si ya volvemos porque aún no hemos averiguado porqué debemos estar juntos como nos dijo la mujer pequeña y extraña que se nos apareció en la casa de Alba.
- ¿la conoces?.
El búho se quedo muy quieto pensando en lo que tenía que contestar a los cinco amigos fantásticos y al final les dijo muy despacio como si le costara hablar porque se hubiera comido dos kilos de mantecados duros y pesados.
- sí, la conozco es amiga mía y la quiero mucho porque me hace muchos favores cada vez que la serpiente grande me quiere comer o que no puedo salir del alto árbol porque me quedo atrapado entre sus altas ramas.
Ellos pensaron que el búho tenía razón porque en la vida siempre hay que ser agradecido porque si una persona es agradecida siempre le podrán ayudar cuando pida ayuda pero si no agradecemos lo que hacen por nosotros el día en el que pidamos ayuda no nos ayudarán.

Los cinco amigos fantásticos le preguntaron si ella iba mucho por ese oscuro y vacío bosque y el búho comenzó  a reírse fuerte:
- Jiji ¿venir? ella vive aquí y nos está viendo porque ella lo ve todo y aunque no la veamos hay que hacer el bien porque así debe ser: tenemos que hacer el bien aunque no nos vean porque así seremos mejores personas.

Ellos dijeron que lo entendían y que seguramente esa sería la misión que la mujer pequeña y extraña quería que resolvieran, que ayudaran a todas las criaturas sin pedir nada a cambio y que al estar juntos se ayudarían los unos a los otros y así serían más fuertes y tendrían más apoyo y también serían mejores personas porque se ayudarían todos.

Todos estaban contentos como si fuera el cumpleaños de uno de ellos o quizás como si hubieran ganado un importante y difícil partido de futbol o como si hubiera una mesa grande llena de pasteles ricos y buenos.
- Todos hemos comprendido cual es nuestra fuerza
- Si, porque nuestra fuerza se llama amistad.
- Intentemos estar siempre juntos y ayudarnos y ese será el mayor y mejor de nuestros poderes.

Los cinco amigos fantásticos comprendieron que debía ser ese su principal y más importante poder: su amistad.
 - !Bien ! dijo el búho, y al decirlo se transformó en la mujer extraña y pequeña que vieron por primera vez en la casa de Alba, ahora se que sois los elegidos, vuestros poderes se harán más fuertes y tendréis la misión de buscar a todo el que necesite ayuda y socorrerle.

Todos se abrazaron y comprendieron que era el comienzo de sus aventuras.

¿FIN?




ADJETIVOS: los subrayados en negro
DIALOGOS: los subrayados en verde: cinco
PERSONIFICACIONES: las subrayadas en rojo: tres
COMPARACIONES: en color lila: tres
METAFORAS: en color naranja: tres





 
 
 
 
 
 


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada