reloj

relojes web gratis

domingo, 2 de marzo de 2014

Kike y el huevo de dinosaurio

Kike y el huevo de dinosaurio
La madre de Kike le encargó que fuera a por huevos a un señor que los vendía de su propia granja en una furgoneta algunos días a la semana. Le dijo que cogiera los más gordos para ver si le tocaba alguno con dos yemas.
Kike eligió uno un poco feo porque la cáscara estaba muy manchada y arrugada, pero era tan gordo que no se lo pensó.
Cuando llegó a su casa su madre se rió de él porque el huevo no cabía en la parte de la nevera dónde se ponen los huevos pero le dijo que lo guardara él en su cuarto.
Esa noche Kike escuchó algunos sonidos bastantes raros cerca de su cama y cuando encendió la luz vio que la cáscara del huevo feo se estaba rompiendo. Se puso muy nervioso y llamó a su madre, ella no se podía creer lo que estaba pasando y le dijo que iba a nacer un pollito.
Kike se sorprendió mucho porque la criatura que salió era verde, con cara de salamanquesa y escamas por todo su cuerpo. Le preguntó a su madre que si eso era un pollito y ella le dijo que no, que parecía una cría de iguana. ¡Qué divertido¡ y además le dijo quedárselo y le llamó Dino, ya que le gustaba pensar que era un dinosaurio.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada